Fisioterapia del Suelo Pélvico

La Fisioterapia del suelo pélvico es el área de la fisioterapia especializada en prevenir y/o tratar todas las disfunciones que afectan al suelo pélvico, especialmente recomendable en el pre y en el postparto, en la menopausia o incluso en la práctica continuada de deportes de impacto.

¿Qué es el Suelo Pélvico?

El suelo pélvico es el conjunto de músculos situados en la zona baja del abdomen y en la pelvis. Estos músculos se encargan de funciones como la continencia y el soporte de los órganos pélvicos, además de estabilizar la zona lumbar e intervenir en la postura.

Los problemas más frecuentes que pueden surgir, derivados de una disfunción del suelo pélvico, son los siguientes:

• Dolor lumbar y pélvico, tanto agudo como crónico.
• Incontinencia urinaria, fecal o de gases.
• Prolapsos de órganos pélvicos.
• Disfunciones sexuales.
• Dolores Menstruales

Todos ellos pueden ser tratados mediante técnicas de fisioterapia y ejercicio físico. Algunas de las técnicas utilizadas son:

• Consciencia anatómica de la zona.
• Entrenamiento muscular, mediante ejercicios de Kegel dirigidos (contracciones de la musculatura del suelo pélvico) y uso de bolas chinas.
• Masaje, terapia miofascial, estiramientos y tratamiento de contracturas musculares.
• Entrenamiento conductual de las rutinas miccionales.
• Electroestimulación.
• Hipopresivos.

La Fisioterapia del suelo pélvico es muy recomendable en:

Preparación al parto: De este modo las mujeres que entrenen su suelo pélvico tendrán un mejor embarazo y un parto mucho menos traumático y doloroso.
Postparto tanto si se ha tenido un parto normal como uno instrumental o cesárea es importante conocer el estado de la musculatura y los órganos para favorecer la recuperación y prevenir, o en su caso tratar, cualquier patología derivada del parto, desde las cicatrices de episiotomías o cesáreas hasta la incontinencia de orina.
Menopausia debido a los cambios hormonales se producen cambios en los tejidos y la musculatura, que pueden hacer de esta etapa un momento delicado en la manifestación o agravación de toda la patología de suelo pélvico
Cirugía de pelvis menor como complemento en la recuperación de histerectomías, inserción de mallas vesicales o cualquier otra intervención quirúrgica que afecte a la pelvis menor.
– Incontinencia urinaria/fecal
− Disfunciones sexuales
− Dolores menstruales

De este modo las mujeres que entrenen su suelo pélvico tendrán un mejor embarazo y un parto mucho menos traumático y doloroso.